El Seguro de Infidelidad de Empleados y Riesgos Financieros cubre los actos deshonestos de un empleado (actuando solo o en colusión con otros) y/o cualquier acto fraudulento cometido por cualquier otra persona con la intención de causar al asegurado a incurrir en esa pérdida o de obtener un lucro financiero para ellos mismos.