El Seguro de Transporte cubre las pérdidas o daños físicos que sobrevengan a los bienes asegurados como consecuencia de riesgos cubiertos en la póliza. Cubre todo riesgo de transporte marítimo, aéreo y terrestre.